domingo, 14 de marzo de 2010


Sé que nunca más encontraré nada ni nadie que me inspire pasión. Tú sabes que ponerse a querer a alguien es una hazaña. Se necesita una energía, una generosidad, una ceguera... Hasta hay un momento, al principio mismo, en que es preciso saltar un precipicio; si uno reflexiona, no lo hace. Sé que nunca más saltaré.

1 comentario:

  1. Muy bueno tu blog, y un genio Sartre. Saludos ^^

    ResponderEliminar